Venussssssss

El mundo real nunca será tan divertido como el mundo Venus.
Slogan del canal Venus

Comienzo a escribir este texto y mi recién matrimoniado esposo me salta a la yugular preguntándome porque he hecho pública (vaya, le digo, ¡si sólo se lo he dicho a la editora de Complot!....y ahora a ustedes…) nuestra adicción por el canal porno más divertido de la televisión por cable: Venus. Sé que, en el fondo, el sólo hecho de decirlo, y asumirse fan de las emisiones de sexo profundo, bucal, anal, etcétera, le erotiza. El canal 535 de Cablevisión es nuestro eterno retorno del zapping, una demostración de que toda la oferta televisiva es una mierda y que en el 535 siempre encontrarás una nueva posición o un gemido estrafalario que será más trascendente que el History Channel. Por ello los 100 pesitos de costo me parecen una nimiedad si pienso en la relajación corporal que traen las sesiones entre, después y al evocar las imágenes de Venus. ¿Vulgaridad? Ese es un adjetivo sólo para emisiones como Vida Tv o la barra de estupi-novelas del canal de las Estrellas. Lo único que temo, en ocasiones, es que en el reino del zapping alguno de mis hermosos, y de “inocente mente”, sobrino(a) o hijo de mis amistades lleguen a estas bélicas tierras (todo cuerpo entra en combate salival y de fluidos en las lides amorosas) y que se enteren de que siempre habrá una versión más radical y hard core de las Chicas Súperpoderosas. Aviso: Los martes por la noche son gay friendly. Y el bombón sex star del mes es la cachondísima Jeena Jameson, monumento a las tetas más duras de la historia del porno.

Comentarios

Malayo dijo…
He grabado cortometrajes porno con alguna que otra pareja ocasional (llevo más de un año sin pareja estable). Las mujeres siempre ponen la condición de quedarse ellas con el material.
Te había escrito aquí antes un comentario, pero inexplicablemente se borró, o lo envié mal: sólo te decía en él, que Manu y yo también somos fervientes consumidores de ese tipo de producto, pero que nuestras fuentes estaban en el internet. Poco a poco se acumulan los cds en el cajón secreto. Y esto me da pie a pensar que los poetas, no sólo son voyeauristas intelectuales -leyendo el mensaje de Malayo-, y que recordando a Freud, se podría decir que la escritura es un impulso de la líbido, cuando se trata del Deseo, o una pulsión de muerte, cuando se trata de goce ¿cuál de las dos uno utiliza a la hora de hacer un poema? Nunca lo sabremos.