Esbozo de ciertas tardes en la playa de la Herradura que nunca pasé con Luis Hernández

La piedra

Recuerdo las mañanas cuando bajo el influjo de la fiebre corrías hacia el acantilado. Parpadeaba la luz sobre tu rostro, apenas un juego de claroscuros donde la definición del gesto aparecía recubierto de brisa y viento. Observabas las olas estrellándose sobre el acantilado, en silencio, devotamente.

Al llegar junto a ti murmurabas “Los hombres son sueño, sólo las rocas comprenden”. Ahora sé de tu amuleto, de esa piedra que habías hallado junto a los brezos. Sé también que la llevabas siempre en el bolsillo izquierdo y que, antes de dormir, la metías debajo de tu almohada. Tu jardín privado, el pequeño rastro de las ranas, decías.

Cuando la fiebre subía y te postraba en cama (sí, cuando escuchabas el azote del viento contra el agua) susurrabas que proas, dunas y caletas asomaban desde las vetas de tu piedra. Entonces la calma se cernía sobre tu rostro, eras continente e ínsula. Vivías entre algas y granito, eras voz del trueno y las colinas, inundación y muérdago. Corpulento de memoria, te erguías en tronco, en mar infinito, en poema.

Comentarios

Polux dijo…
Deberíamos tratar de conocer y leer la obra de Juan Ojeda, el poeta más importante de la generación a la que perteneció Luis Hernández. E incluso creo que Ojeda fue más importante que Antonio Cisneros o Rodolfo Hinostroza. Lamentablemente, Ojeda no tiene tantos apologistas como Hernández.
Rocío Cerón dijo…
Sin lugar a dudas falta una buena lectura de la obra de Juan Ojeda. Aquí en México es imposible conseguir sus libros, sin embargo he leído algunos poemas de él que me parecen extraordinarios como su "Epistola dialéctica". Una voz poética de amplio registro, con visos políticos y sociales (sin registro panfletario)y de hondura espiritual y filosófica. ¿Cómo conseguir su obra completa?
horacio dijo…
No existe aun la obra completa. Nadie se ha tomado la tarea de recopilar los poemas, ensayos, narraciones ineditas y dispersas. ¡Increible! Uno de sus libros más importantes "Arte de navegar" recién fue publicado en edicion completa hace 5 años. Por lo pronto siguiendo este link se puede leer algo sobre Juan http://www.resonancias.org/ns/article.php?id=17
baudelaire3 dijo…
Rocío: primero, te mandé un correo, ¿lo leíste?
Segundo, claro, si es por falta de conocimiento de poetas peruanos (y de otras latitudes), la lista sería infinita. No sólo Ojeda, sino Deustua, Cillóniz y tantísimos otros. Así que dale no más con Hernández, que por alguna parte hay que empezar.

Y escribe y escríbeme.

Besos,

Cristian Gomez
Cillóniz dijo…
Perdonen que me entrometa, pero el problema no está muy bien enfocado. La poesía (igual que la literatura o el arte en general) no es una carrera de caballos, en la que se llega a la meta por una cabeza o por medio cuerpo. Cada obra, cada autor tiene su propia propuesta. Y lo que hay que hacer es dejarse llevar por su corriente al puerto que sea. No se deben navegar al mismo tiempo el Amazonas y el Danubio.