12 horas con 5 minutos de pistear o vuelo 6403 Madrid-DF con sobresaltos anímicos, recuerdos de ciudades y un extraordinaro libro en las manos

"En el pasado se consideraba que si los estados disponían de tantos blasones y monumentos conmemorativos era con el fin de que nada se olvidara. Pero más adelante se había descubierto que un gran Estado tenía tanta necesidad, si no más, del olvido que del recuerdo. Enteros acontecimientos históricos, hombres de Estado, nombres y fechas iban palideciendo de año en año, encanecían por efecto del polvo, se iban enlodando hasta acabar disipándose como si nunca hubieran existido. Entretanto, las gentes se percataban de que olvidar era más difícil y complicado que recordar."
El nicho de la verguenza (fragmento), de Ismaíl Kadaré

Comentarios