Apuntes para sobrevivir al aire

Querer asistir al último festín de las mentiras, y ser el ganador.
El último que ríe en la fiesta.
El primero que cae estrepitosamente.
He de mentirme todos los días para no matarme.
Y hoy —tantos días— pesan más que la bendición de Cristo.



Recién aparece en el diario un titular donde se habla de violencia y odio, la xenofobia y las divisiones. Toda la certeza de que el hombre es altamente estúpido. Yo destruyo a mi semejante porque odio la debilidad que lo nombra. Me cautiva la podredumbre porque es la raíz de mi pasado, de mi presente y de un futuro que aún deletreo con sangre y odio. No niego mi desastre: es lo único que me crea y edifica. Los días son notas presenciales de un temor que invade el cuerpo. Sólo lo que transita por los dedos y la imaginación cabrá en el resquicio de una salvación que se antoja olvidadiza. Apenas escurridiza y, por lo más, ciega. Descubro en el automático acto de matar una refinada intención de inmortalidad.
Las ideas nombran el suceso del parricidio para llevar a la tierra prometida su nombre esperado. No me ofende la razón de los sentidos, no me ofende saber de las heridas y pústulas del mal viviente (Villon habría de morir entre mis brazos); yo soy una gráfica agonizante en un hervidero de cifras y catástrofes. Sísifo dichoso, con angustia por la vida, caída perpetua, pero sin el valor de atragantarme y ahorcarme en los albores de esta tarde. La violencia es el trago que ha de pasar todos los días por la garganta (tráquea enmudecida por el compás agónico de la inmundicia).
Sólo me avergüenza el canon. Sólo me ofende la posibilidad.



Para hablar hay que superar la tiranía de la velocidad. Distanciarse del vértigo; superar el miedo; dar inicio a la resistencia. Esa, “una interminable derrota” (Camus dixit).



Miro transcurrir los días, me pregunto hacia dónde va lo que llaman “normalidad”. Mi vida es un desastre mental: lo único que escucho son los días. Así la modernidad pretendida del siglo que corre. ¿Hacia dónde dirigirse? ¿Dónde albergar la poca fe que nos ampara? La poesía es una nebulosa satinada que guarece mi cabeza.



Desatar los nudos. Me destazo para saber de las franjas fronterizas, de los abetos que han desprendido de sí el último canto y graznido de los cielos. Ya las partes serán testigos del idilio vesperal de los sueños y la tierra. Desatar las flores, las lilas, las astromelias y ocultar en el vertiente de los deseos una semilla de padecimiento.
No juzgo los elementos caídos, son los restos de un atardecer que no trae noticias ya de tierra. Pretendo desatar las vocales de su alegría, devolverles su sentido de bolo alimenticio, de granujada estomacal. Desato los nudos de la locura e invoco, en nombre de todos los nudos ciegos, un recuerdo que ancle a tierra a los suicidas.
Depredación: permanencia en la fugacidad.



Ninguna anunciación salvará al mundo. Ninguna madre habrá de traer a su hijo para guarecerlo. En este mundo, en este día, la reconciliación se hace en el perímetro de la fatiga, en el escaño último del silencio, al lado de una honda zanja. En ese punto donde lo que se oculta es el bien para mantenerse alerta y vivo.
No hay restitución sin saliva férrica. Todos los centavos del mundo en la boca. Manifestación orgánica del desastre. No me ofende la oscuridad ni la exaltación de luz, me ofende la falta de sentido en este juego de reflejos, de contraluz y desmedida reunión de avatares lumínicos donde se esconde lo predecible pero que nadie quiere ver: debajo de todo el griterío de las hordas el monstruo ha comenzado a devorarse. Cuando su boca, repleta de miseria, haya acabado consigo mismo y los hijos de nuestros hijos, sus fauces darán en el blanco: mis brazos serán el trofeo de caza de su jauría. Mi boca su entrada triunfal sobre las aguas. Y estas manos que lo enuncian serán los mendrugos que arroje hacia los pobres.
Más debajo de la piel y las vísceras, más al otro lado de mí, hay una puerta abierta: mi doble ya camina hacia la muerte.


Insistencia. Aquella palabra caía en la copa de los fresnos. Esa, la que mordía los contornos de un día de asueto; donde los restos de un almuerzo sacudían las viejas letanías de familia. Esa, la impronunciable por vergüenza y decoro. En la insistencia de la palabra traducida a gesto no escucho ya los viejos reclamos, las traiciones, la verdad de aquel invierno que terminó en silencio.
Insistencia del deseo: aquello no pronunciado es velo sin cierre de parpadeos sobre
nuestras espaldas. Recae la verdad sobre las piedras. La mancha no agota su esplendor en el tiempo. El nudo de los meses y años hace de sus límites el marco perfecto de los recuerdos.
Insistencia de muerte. Nada calla bajo los efectos del sueño. Cada noche el recuerdo de aquel invierno induce bajo la nuca su primera tentativa de estancia. Y el fresno cabizbajo serpea sus altas hojas: indica en su verde oleaje la tragedia de tu nombre. Insistencia.
Nada quedará cuando el invierno haya vuelto. El agua nunca pierde su cauce. Ni su rigor.


Atrás quedan los restos de la esperanza —hoy muerta— que amparaban en la letra una salida antes del descenso y la decepción. En este momento sólo resta extender las manos y esperar el cuchillo. Filo tras filo alcanzaré la vista.



No me distraigo sobre el tiempo. Hay un suceso desenvuelto minuto a minuto. Hay una muerte acechando, valerosamente. No me distraigo. Acontezco como lo sucedido, como algo que no termina de suceder, algo consumido verticalmente. Como la lluvia que, en su perpetuarse, se diluye. Soy muerte que levita en su acontecer.



Rememoro. Los días y las noches, los asaltos de fiebre. La sed. El tiempo derruido y la agonía de sangre. El pasmo es lo único. Resta la paz y el tiento. Rememoro. No hay escrúpulos por el fastidio. El mundo vive bajo un velo de falsa ceguera: no se mira lo que está justo enfrente porque sería el declive. El comienzo del declive.
Suturamos cada herida para no compadecernos más de la falsedad. Rigen los platillos, los bombos, una celebración singular, un feroz apetito por las tinieblas. No se ve sino la propia y estremecedora ceguera. La lámpara ha sido abandonada en el traspatio de la fe. Rememoro.
Queda la luz de los sueños, y cada noche hay miles que no sueñan para no estar cerca de la Verdad. La Verdad, el Camino, la Vida. Un destrozo oculta lo que había en ciernes. La locura es el templo de los elegidos. Más el cerco es grande.
Yo defiendo la causa del perímetro. En las fronteras encontraré el hallazgo, el enigma de lo por venir.



Después de la fórmula anunciada se agota el nudo. No hay ecuación precisa para salvar las manos. Éstas se labran su propio pasado y en él caen todas las fuentes de enunciación. La contundencia es un pensamiento filtrado. Punta de lanza y fuerza de voluntad. Las manos arriban a su punto —la hoja— cuando toman gravedad. Peso de hechos y nombres, gramaje supeditado a la fortaleza y debilidad del espíritu. Cuando llegan a ofrendar algo de su peso en la tinta, los temblores del viento y los relámpagos del miedo desparecen.
El peso de la historia es lo que desencadena el deslizamiento de la pluma en la página. Gravedad de tierra y vida pero también gravedad aérea de pensamiento. La conexión de los sentidos con la razón es carga atomizante. Demasiada cabeza destruye la orgánica vitalidad del lenguaje y su perspectiva mayor, demasiada emoción destruye al arte.



Escribir sin la sustancia de los afectos, casi automáticamente como si la cabeza pesara infinitas tardes. No hay peldaño para resarcir la vitalidad abúlica del sentido de la vida contemporánea. Toda vitalidad actual es simulación. NO HAY AFECTOS PORQUE NO HAY RAZÓN PARA TENERLOS. ¿Para qué un abrazo fraternal si, en el fondo, esconde la tragedia de lo pasajero? El instante es el nuevo emperador. Los fragmentos de la memoria se hilvanan para recrear un universo paralelo en el que se busca la felicidad perdida. Y, paradójicamente, es cada instante de los sucesos y los recuerdos lo que da sentido a los días.
El porvenir es un sujeto sin manchas. La cabeza pesa como la noche agotadora de un mal parto. Es en la penumbra de la cueva donde guarece la palabra su explicación final. Ahí, solo ahí. Simulamos los hechos y los afectos. Nos consumimos en un mundo que ha perdido alma en los contornos de la inmediatez. Queda rezagado el consuelo en el olvido. La angustia es una sensación inmediata, impúdica por cierta y cotidiana. Sólo la resistencia de la poesía le quita el peso al miedo.
Entre el jardín de lilas sanguíneas se encuentra el pasaje de los sucesos afectivos. Para palpar a fondo hay que desprenderse de la inmediatez. Evitar en lo posible la rapidez y lo ocasional para asistir a lo profundo humano. Como cuando los abetos guardaban en sus hojas el latido de los sueños. Arriba, en las copas de los árboles imaginarios, la constelación de los afectos vuelve a tener nombre. La angustia, el miedo, la pesadez de las ideas obtusas, toman aquí su sentido de claridad y transparencia.



El aire es la pureza del tiempo: en el vuelo no hay caída sino suspensión. Retengo en las manos una brizna de pensamiento. Una idea que acoge la resistencia a lo efímero. El aire contradice al minutero, disloca su sentencia y horca: en su invisibilidad móvil, permanente, mueren y resucitan los temblores del hombre. El tiempo, un afincado de la muerte.



Hay algo de nupcial entre las ruinas: escombros en asilo, enamorados. Y nada queda más que el lazo aposentado de las nupcias: un arbotante de oídos, una plegaria de dicha que resucita levamientos y aconseja a los contrayentes un silo en que guarecerse. La marcha —sinuosa y cooperativa— procede a hinchar alvéolos, escancia penurias familiares para habitar entre las tejas. Y entre el amor desempolvado hay un instante glacial donde se designa el credo. Todo esponsal es tumba. Y cuna. Y desvelo. Y nitroglicerina.


Vacío: conjunto de silencios en elaboración de una palabra. Toda potencia verbal ansía volver a su origen: el silencio primigenio antes de ser nombrada. En el roce de nombrar hay una brizna de idolatría. Palabras-ídolos sepultadas bajo la finitud de la conciencia. Y es en este trastabillo silábico donde descansa en paz la historia de los hombres.


Hay en el mundo actual un cierto sonido inarticulado y confuso. Es un espolón rostrado que ansía irrumpir por/en cada esquina, atajo o balcón. No es rugido ni alboroto, es la orquestina de la jauría. Es el trotar de los hombres jamelgos. Es el sonido natural de las calles del barrio.



He descubierto el olor a estancia. Un tufillo de infierno recorre los muros de esta casa. Austeridad. Desabrigarse de infinito y guardar silencio ante la taza matutina de café. Desdoblo los empapelados del tiempo, aquí no hay más que añicos de un corazón en pausa. Austero y hondo es el espacio, como el campo de las églogas.
Aliméntame, cúbreme de helechos y parte mi cuerpo en bocados para el vulgo. Quiero ser un despojo de luz para las hienas. No olvides: quema esta casa, repudia sus muros. Luego, entonces, un relámpago acertará en la lengua.



Resistencia. Albergo en cada acto cometido un residuo de rebelión. Escribo anotaciones y pasusas diarias sobre la torpeza del mundo, con ellas me fabrico un caparazón de resguardo contra la vorágine. Resisto e insisto. Pongo en el centro del mundo una mirada disidente. No es en la grieta sino en la hendidura donde reside el pulso de una casa.


El hombre cabal, hombre que a pesar de sí mismo construye un pulso, una arquitectura de vida —manifestación estructural de cómo hacer alma aún al hilo de la fatalidad—, contempla los días desde un resquicio distinto al resto de los hombres. En sus hombros se posa el destino como el aire acariciando la nuca de un condenado a muerte. Este hombre siembra en tierra árida y de ella nacen alisos, brezos y sauces. La música de los misterios de lo púrpura, de los miembros sujetos al cuerpo –armazón de lodo y conjuro— resuena vocálicamente en su frente.
El hombre cabal se marchita bajo la sombra de un árbol de palabras. No se mueve de tierra porque la raíz de su pensamiento es una hoz que le corta el aliento. Y su sed de respiro sólo aquieta afanes mientras escucha de las hojas la última nota del voraz juego de la muerte. Mientras calla el mundo se le descubre.
Su mirada: relámpago del suicida.



La invisible conciencia del residir aplana toda métrica o plano de configuración. Es un claro de violencia contenida donde quien subyace, y propone todo impulso de morada, es el sobreviviente. Es entonces cuando se cae en cuenta: nos hemos dado muerte a lo largo de la historia no por un pedazo de tierra sino por una pulsión, y fantasía, de un espacio mental de propiedad. Un sitio sin configuración geográfica y sí de alcance álmico.



El hombre cabal no dista del enloquecido. Sus manos abrazan montañas y rutas. Ante sí tiene siempre el imperio de lo imperfecto. Sus palabras son lodo y del lodo resucita lo esencial del lenguaje. Enloquecido, ha mesurado tiento y razón para evidenciar la nitidez. Nitidez de estancia y posibilidad de abrevar en los intersticios. No radica la fe en la grieta sino en la hendidura.
El hombre cabal, cada invierno, destruye el piso de su casa.



Siempre me han irritado los futuros posibles. Detesto cada prospectiva que sale del bureau de los nuevos sabios mediáticos. Este instante es mi única providencia. El cigarro que fumo es mi conciencia de muerte. Los días futuros son invisibles, e invencibles. En cada instante se fragua la próxima cena de los gusanos. Esa es mi certeza. Ese mi destino y el tuyo y el de todos. El futuro es un destino sin palabras.



La palabra es un espejo y el espejo es quien nos mira:
¿Quién eres? ¿El signo que se agita en el cristal o el animal sepultado en tierra bajo una lapida sin nombre?

Comentarios

corazongoro dijo…
Un hermoso poema en la tradición villon-baudelaire-jaime reyes, típico del fin del kali yug, de la pesadilla que toca a su fin. ¿Qué sigue?... ¿Qué sigue de una pesadilla?: Despertar. !Rocío, wake up¡ No, no somos muerte, ¡somos vida¡
florecita dijo…
ja! somos vida hasta la muerte