Anatomía del nudo. Obra reunida (2002-2015)

"Hay poetas mutantes, capaces de cambiar la forma y el sentido de su discurso no sólo entre un libro y el siguiente, sino de un poema a otro. No se trata de autores necesariamente revolucionarios o experimentales, neovanguardistas o postemporáneos, sino, acaso, de seres excesivamente indecisos o inconformes. Por el contrario, hay otros siempre semejantes a sí mismos: poetas unívocos de la continuidad y el pulimento, de la preservación y el sentido –y aquí no me refiero necesariamente a la intelegibilidad o la aparente transparencia de un discurso, sino a una íntima coherencia entre sus elementos y postulados, entre lo declarado y su forma. Tampoco se trata, necesariamente, de poetas conservadores o retardatarios, sino de individuos conscientes del terreno conquistado al lenguaje y de un oficio ganado, literalmente, palabra por palabra. Sin menoscabo de uno u otro clan, me parece que Rocío pertenece al segundo. Como podrá notarlo cualquier lector atento que se acerque a este volumen, desde Basalto, el primero de sus títulos, publicado hace 14 años, hasta Nudo vortex, de 2015, lo que hay entre ambos extremos es un continuum discursivo sostenido en la tensión de un lenguaje en permanente constricción, justo como el apretado centro de una cuerda atada. Ya en el primer poema de su primer libro, esta certeza queda enunciada: porque el poema es siempre el mismo y lo será, sentencia la poeta mientras se pone la soga del destino al cuello.

            Dueña desde muy pronto de una voz personalísima y de una retórica inmediatamente identificable, algo que podría definir como el sello Cerón, la de Rocío ha sido una apuesta por la persistencia y la depuración de un estilo antes que por la improvisación y la estridencia vacuas; una apuesta que la desmarca de contemporáneas suyas excesivamente afectas a las aliteraciones pueriles, las onomatopeyas bobas y las ocurrencias insostenibles más allá del instante fugaz de una lectura pública relativamente performática: ruido sin fondo. Por el contrario, la de Rocío Cerón es una poesía profunda y profusamente emocional, a ratos incluso un tanto solemne, pero pasada por el tamiz de la reflexión de lo en ella enunciado. Una poesía, lo dije hace varios años, al presentar Imperio en Xalapa, de la grieta, la herida abierta, la hiancia.", Víctor Cabrera.

Comentarios