25 de marzo de 2008

Poesía sonora

Si “la música es todo lo que se escucha con la intención de escuchar música”, no se puede decir otro tanto de la poesía oral que, no gozando del mismo volumen de difusión, no alcanza todavía un eficaz reconocimiento. Sin embargo, dislocando la atención del destinatario hacia el remitente y hacia el mensaje cibernético, se ha dicho que el poeta sonoro connota el producto con las propias tomas de posición estética, con la propia visión del mundo, dispuesto a “robar como un pirata todo aquello que necesita”: oído vigilante y mente alerta.

Todo ello yace oculto en los misterios de la lengua, en las ambiguas sonoridades de la úvula, en los vectores tecnoelectrónicos, en los rumores, en las tonalidades: ocultarse adentro de tal fono-magma, especie de deep-estructure de chomskiana memoria, identificar lo particular y los particulares, emerger nuevamente, llevándolos al nivel de surface structure, y sobreponerlos a la escucha. Ligar el amplificador de las palabras sonoro-poéticas: un divertimiento, una reflexión.

Enzo Minarelli

2 comentarios:

Anónimo dijo...

O ir: Oir. Son-hora los poemas sin tiempo, sólo tempo y nota. No. Ta. Ti. Tú. Te. To. Do. Re. Mí
La.
Sol.Son.
Sí.
Don-sol.
Sí: oir. O ir.

Oí-Do.

RecienTe. Míra.La.

Mú.Sí.Ka.......Po.E.
No.Ta.

)TC)

Alvarpox dijo...

AQUÍ OFREZCO ALGO DE POESÍA SONORA Y NO SONORA, VISITEN EL BLOG Y COMENTEN:

http://villaviciosapodcast.blogspot.com/