4 de junio de 2013

Diorama en el Suplemento Cafeína del periódico Reforma

“Más que una poeta de tiempo completo, Rocío Cerón ha logrado “invadir” con letras todo su espacio, como promotora, editora, tallerista y, sobre todo, innovadora en el campo de la literatura, lo mismo con libros objeto que con proyectos multidisciplinarios, galaxia, como ella los llama, mezcla de poesía, música, acción y video con los que ha llevado su obra por varios países. En los poemas de su más reciente libro, Diorama, Cerón lo mismo comparte 13 formas de habitar una esquina que atrapa un “Ay, madre mía” susurrado por un ayudante de barra de Nueva York, un guiño latinoamericano en plena Gran Manzana. Sus poemas obligan por su estructura a leerlos a velocidad y, por su contenido, su profundidad, a detenerse en cada línea: “Se necesita una nueva contraseña para regresar a tiempo al mundo”. En su preocupación por el lenguaje y su espíritu viajero, atrapa los sonidos del mundo para transformarlos en poesía.” Suplemento Cafeína, diario Reforma, Mayo-Junio 2013.

3 de junio de 2013

Diorama por Ángel Ortuño en la Revista Crítica

"La cámara estenope­ica no uti­liza lentes; tiene ape­nas una minús­cula per­foración. Mien­tras menor sea el tamaño de ésta, mayor será la nitidez de la ima­gen. El tiempo de exposi­ción debe ser, por el con­trario, mucho mayor que el de las cámaras fotográ­fi­cas con­ven­cionales. Una difer­en­cia de tempi cono­cida para los lec­tores de poesía: un pequeño poe­mario suele requerir mucho más tiempo de lec­tura que una volu­mi­nosa narración.
Portada de Diorama por Rocío Cerón
Por­tada de Dio­rama por Rocío Cerón
Dio­rama comienza con la sec­ción tit­u­lada “Pin hole”, pre­cisa­mente esta pequeña aper­tura por medio de la cual la luz impreg­nará la nítida ima­gen en la página, que aquí hace las veces de placa sen­si­ble. Cada una de las “13 for­mas de habitar una esquina” recuerda oblicua­mente la forma de las com­posi­ciones bar­ro­cas denom­i­nadas enig­mas, cuya solu­ción se ofrece en la última pal­abra, remar­cada además en itáli­cas; de forma tal que uno podría tener la tentación —ceder a ella, de hecho— de tomarla como si se tratara de un título descrip­tivo de la con­fig­u­ración ver­bal que la antecede.
El primer texto de la serie remata con la pal­abraVestíbulo, es decir, el “espa­cio cubierto den­tro de la casa que comu­nica la entrada con los aposen­tos o con un patio” (RAE), a par­tir de lo cual podríamos equiparar la estruc­tura del libro sub­sigu­iente con la de una edificación."

Para leer todo el texto entra a: http://revistacritica.com/vigilia/diorama-de-rocio-ceron