24 de octubre de 2007

To Dwell

Hasta ahora sólo cansancio. Insomne, como debe ser después de 20 horas de viaje-cambios en horario-alimentación y niveles de adrenalina, escribo desde las horas idas, desde la memoria que, como espacio verdadero, es donde reside nuestra identidad, nuestra persona. (¿No somos sólo eso, un registro compactado de trazos, despojos y rastros?) Me mueven los afectos, los que sí cuentan. Los de la amistad que se comprueba con el tiempo, con los encuentros. Y si el viaje trae consigo siempre la sensación de tránsito, de estar en un no lugar perpetuo, los lazos, “esas amorosas venas” como las he llamado que fluyen con los amigos, con los nuevos y viejos amigos, le dieron a mi persona gravedad. Gravedad necesaria para hacer más habitable los días fuera de casa. Lejos de Ehitel y su amorosa gravedad, lejos de mi refugio. Lejos de Basho y su callada complicidad felina. Y la poesía recorre todo este trayecto. La poesía ha sido ancla, destino, cartografía. Peso. Necesario peso para no dejar la tierra.
Y aquí un poema mío sobre esto…

Habitar

Hablo de un quieto recuerdo que sostiene al mundo.

Hablo de ábsides y naves, de estructuras demudadas
que sostienen el hilo del aliento.

Patria es un lugar tan lejano, y exacto, construido por los ojos.

Hablo de la voracidad del viento y pregunto por la historia de mi rostro.

Hablo de un espacio:
Baño de espuma donde lilas asoman su amor a lo largo de la
espalda. Abrigo de agua, ejercicio de materna estancia con que
cubro el cuerpo: suave palabra que guarece al ángel de Betania.

Y no hay más fulgor que este baño diario donde el jabón y el agua izan, día a día, a la puesta del sol, el alma herida.

Sonoro hombre que, bajo la ducha, entre bisagras, abres
los lamentos de tu cuerpo y clavas —anclas— tu corazón
anochecido en el vapor que vela por tus llagas.

Hablo de un arraigo:
Habitar es un milagro posible gracias al aliento detrás de la nuca
que inflama la memoria y los aleros.

Hablo de una certeza:
No han de borrar mi nombre del libro de la vida
ni esconder a su Oído el hambre de mi duda.

Todo nudo es una gota en espera para izarse en un peldaño:

/ el cuerpo reviste las anotaciones del tiempo /

en el polvo —salto— se guarda la sospecha.

19 de octubre de 2007

El Café de las Horas-Local Ignacio Ellacuría, Valencia

Después de una platica donde todos mis paradigmas sobre la paella valencia y el agua de valencia habían muerto. Sí, una paella 100% valenciá jamás tendrá cerdo, jamás. Tiene presas de pollo, CONEJO, gambas a veces y verduras. En México amamos que tenga cerdo pero acá eso les ha puesto los pelos de punta y ha sido como declarar la peor herejía del planeta... Una fortuna ha sido probar la verdadera Agua de Valencia en el Café de las Horas (barroco, lleno de espejos, una pequeña fuente...que inunda con su cantao saltarín y refresca el oído, muros color bermellón, oh gloria para la vista y el paladar) que va con jugo de naranaje recién, muy recién hecho, cava (¿alguien recuerda las noches de gloria del "club de la cava"...?) y un toque de azúcar. Van de izq a der: Manuel, Pedro, la Cerón, Aurora y Miguel Ángel Arenas desde Villarrobledo directo del centro del corazón de La Mancha...y con el cual leeré en la "ruta del vino y la poesía" mañana en el Claustro del Ayuntamiento en el ciclo "Dos acentos, un mismo mar" en el que ha pasado ya el chico dinamita de Guate messie Alan Mills.

Vista del lleno desaforado en el local Ignacio Ellacuría donde hasta lágrimas hubo de poetas y público...un festín...
Pedro y su "Transversal" en plena lectura de su "Lo árido es combatido con sed" entre otros poemas.
Impecable. Emotiva. Sustancial. Así la lectura de poesía en el local dirigido por Enrique Falcón (estupendo su libro-empresa poética monumental 150,000,000), Pedro Montelagre (el que lee en la primera foto), la que esto escribe, Miguel Ángel Arenas, Julia López de Briñas y Carlos Durá nos montamosuna buena. El púpblico atendió con ganas y la verdad es que es de las mejores lecturas que he oído. Abur....continuará...

10 de octubre de 2007

Oda a La Herradura, la Andrea Cabel, Madrid-Valencia-Piscos y Cañitas


La Herradura: con una canción que me ha mandado Andrea Cabel desde el Perú, donde se escucha "transparentarse abre de golpe la flor que no muere / la gravedad de la vida / el cristal descubre las formas verdaderas del rostro / el gozo de la voz que modifica el barro / vacío...", de la sección final de mi primer libro Basalto y la atercipelada voz de la Andrea Cabel que, aparte de ser una buena poeta canta bien, divinamente bien. Quiero que alguien me diga cómo subir música al blogg porque la pieza es bellísima y el piano que la acompaña es una bomba.

Así, desde la nostalgia por el Perú, compartida también por Héctor Hernández, poeta chileno, a quien vi y con quien bebí algunos mezcales en su estancia en DF, confieso que amo Lima. Le conté al H.H. de la Herradura, sitio obligado para meterse hasta le médula ese "airecito" de derrota crstalina que Luis Hernández supo que habitaba en la playita austera, venida a menos de la Herra. Puro reposo en violencia.

Bueno, ya, hago maletas para irme a Madrid y a Valencia. Allá estaré en Casa de América presentando El billar de Lucrecia y leyendo poemas el miércoles 17, para el jueves nos iremos a Valencia el Pedro Montealegre y yo, leeremos en el Espacio Ignacio Ellacuría, dirigido por Enrique Falcón y donde me dicen ha leído, entre otros, Jerome Rothenberg. Qué suerte. O sea que del abrazo del pisco sour me arrojaré ahora a los brazos de los chatos de vino y las cañitas de cerveza clara. Prometo fotos y "vídeos" como dicen los gachupas.

3 de octubre de 2007

Martha Hellion, hacedora de libros, multidisciplinaria

La personalidad de alguien puede ir desdoblándose y esparciendo su verdadera naturaleza. Una quietud aparente puede esconder una fuerza y una creatividad bulliciosa. Así es Martha Hellion, artista visual, creadora de libros de artistas (coleccionista también de éstos), editora, restauradora de vestuario, textiles y libros, música y compositora, en fin, creadora por sobre todas las cosas. Desde la década de los 60, Martha, después de sus estudios de arquitectura y de diseño, pasó a la investigación en la obra gráfica hasta llegar a los libros. Hoy día suman más de 25 libros de artista que ha creado, utilizando distintos tipos de materiales y formatos pero respetando la idea esencial del libro, la presencia del texto y su posibilidad de hojear. Sobre los libros de artista Martha me comenta, “Todos los libros son objetos, cuando alguien habla del libro objeto yo me pregunto ¿objeto de qué? De las pesquisas, de la investigación, de qué. No me interesa el libro de artista visto sólo desde su parte escultórica, te quita la idea de secuencia. En imágenes y en el texto, cada libro tiene un sentido de secuencialidad. Decir que es un objeto es una forma de limitarlo. Es molesto y corto usar esa nominación. Es una obra de artista y carga con un desdoblamiento de atributos lingüísticos, simbólicos, iconográficos, etcétera.”
Desde su juventud Martha Hellion ha estado en las filas de la vanguardia, cerca, por poner sólo un ejemplo, de los artistas y escritores beat gracias a su amistad con Sergio Mondragón y Margaret Randall, editores de una excelente revista, El corno emplumado. Fue una de las grandes amigas, y coleccionista, de Ulises Carrión, artista mexicano que experimentó con el arte sonoro, las acciones poéticas y el libro de artista. Martha realizó una curaduría de su obra para la Bienal de Puerto Alegre. “A mi siempre me ha interesado hacer libros performance, libros sonoros, no puedo pensar en un objeto plano, pienso en la multidisciplinariedad que intercala muchas cosas, que registra distintos lenguajes. Yo he viajado desde muy joven por Europa y por América Latina y me he encontrado en que Europa y Brasil muestran un desarrollo paralelo en cuanto a propuestas sobre el libro de artista y las experiencias de poesía sonora. Creo que la escritura del sonido es también una experiencia performance.” Hellion sigue en la máxima de que cada día es un nuevo día para experimentar por los interlineados de los lenguajes (palabra, imagen, sonido) y pronto quiere abrir el primer centro de documentación en Latinoamérica de libros de artista con su colección particular y con la información e investigaciones que ha realizado en su vida.

Ojo CONACULTA y demas instancias culturales de México, esperamos que apoyen esta iniciativa y que este archivo se quede en México y no tengamos que ir a una universidad gringa para poder acceder a él.

Tercer encuentro de becarios del Foncky-en imágenes tomadas en exclusiva por Sergio Luna, directamente desde San Luis Potosí

Desde arriba y al centro la banda poética: Víctor Cabrera, a su derecha Alejandro Tarrab, a su izquierda el maestrísimo Jorge Esquinca, junto a este Sergio Luna, abajo izq. Carlos Vicente Castro, al centro R.C., abajo el maestro maestrísimo Josu Landa, junto a él Daniel Saldaña, hacia arriba Óscar de Pablo, Carlos Adolfo Gutiérrez Vidal y Sara Uribe
En la foto del medio, Alejandro Tarrab, abajo, una mínima escena de las sesiones.

1 de octubre de 2007

Presentación de EBL y recital de poesía iberoamericana en Casa de América, Madrid, España

CASA DE AMÉRICA
Miércoles 17 de octubre 2007, 19.30 h.
Presentación de Ediciones El billar de Lucrecia y recital de poesía iberoamericana
PRESENTAN Y PARTICIPAN EN EL RECITAL LOS POETAS
Rocío Cerón (México), Jordi Doce (España), Pedro Montealegre (Chile), Alejandro Tarrab (México)
Plaza de la Cibeles, 2
28014 Madrid, España