26 de septiembre de 2006

Él

La tensión heredada no es por la guerra que hace que desaparezca poco a poco el mundo, es la tensión con el hombre de al lado. Es el vecino, el prójimo, quien acude a la cita con el estallido y la furia. Lo imperdonable es que vivamos en conjunto y no podamos hacer nada para remediarlo.